liquidación Entrevista covid 19 sentido comun pandemia

Consideraciones de liquidación de empresas en la pandemia Covid 19

Equipo Tracer

A propósito de la Pandemia Covid 19 y del hecho de que un importante número de empresas tendrán retos, la periodista Michelle del Campo de Sentido Común nos contactó para una entrevista sobre qué hacer como empresarios en la actual coyuntura.

Hablamos entre otras cosas de las opciones de liquidación de empresas en la legislación mexicana y del nuevo esquema de liquidación express.  Aquí reproducimos en su integridad el texto.

Puedes consultar el artículo original aquí: https://www.sentidocomun.com.mx/articulo.phtml?id=83530

¿Tu empresa va mal? Respira, analiza, replantea, luego decide.

La crisis generada por el coronavirus covid-19 está llevando a Selva Hernández, sucesora de una larga estirpe de libreros de viejo, a cerrar su librería A través del Espejo, ubicada en la avenida Álvaro Obregón, en la colonia Roma.

El confinamiento logró lo que no hizo el sismo de 7.1 grados que cimbró a la capital del país hace casi tres años, cuando varios de los estantes de la librería se derrumbaron llevando a Hernández a emitir un llamado de rescate en redes sociales para recomponer su negocio, fundado hace casi 30 años, a través de un remate de libros.

La convocatoria se volvió viral. Cientos de personas hicieron fila para adquirir piezas e incluso algunos ayudaron a levantar de los escombros algunos ejemplares.

“Era muy impresionante ver a los chicos de las brigadas después de un día de trabajo intensísimo, en los edificios derrumbados, llegar a todavía a querer ver libros para despejar la mente; o los que no podían estudiar --debido a que las escuelas estaban cerradas-- hacer sus círculos de lectura en la fila para entrar a la librería”, recuerda con nostalgia, la también editora y diseñadora.

A diferencia de 2017, ahora es prácticamente imposible encontrar clientes y por consiguiente, generar ventas, a causa de las medidas de cierre y confinamiento, o bien, por las precauciones que toman algunos consumidores para no excederse en gastos ante la gran crisis económica que ya se asoma. Además, el número de negocios afectados por el cierre es exponencialmente mayor, al igual que la cantidad de recursos necesarios para frenar la pandemia misma, lo que pulveriza la capacidad de auxilio social.

Por esta razón A través del Espejo no tiene la liquidez suficiente ni siquiera para cubrir la renta del espacio de 250 metros cuadrados, que mantiene un inventario de 120 mil libros en una de las zonas más comerciales de la capital del país.

Como Hernández, muchos empresarios sopesan el futuro de sus negocios, que más allá de su objetivo de rentabilidad, también representan sueños, años de esfuerzo o en el caso de la librera, un vínculo con su madre fallecida en 2014 de quien heredó la librería.

Los dos meses que se ha mantenido cerrada la librería de viejo es precisamente el periodo en el que la mayoría --77%-- de las empresas micro, pequeñas y mediadas estimaban como límite para dejar de operar, de acuerdo con una encuesta realizada por la Asociación de Emprendedores de México (ASEM), en los albores de la pandemia en el país, a mediados de marzo.

A pocos meses de iniciada la emergencia sanitaria y a muchos más de conocer con más claridad su desenlace, muchos empresarios ya sienten que el agua les llega al cuello a pesar de que recientemente entró en vigor el plan de reactivación económica gradual que puso marcha el gobierno, debido a que en muchos estados y municipios del país, el número de contagios y hospitalizados por covid-19 mantiene los semáforos en rojo, limitando la mayoría de actividades.

Ante lo vaporoso del panorama, muchos hombres y mujeres de pequeños, medianos e incluso grandes negocios ya barajan las opciones disponibles ante lo que se perfila como la peor crisis económica en un siglo, por lo que es probable que algunos ya contemplen decisiones definitivas.

Liquidez es el nombre del juego

El principal problema al que se enfrentan la mayoría de los negocios, sin importar su tamaño, es la liquidez. Es decir, la capacidad de convertir rápidamente en dinero sus activos y mercancías, para poder responder a sus obligaciones como salarios, rentas, pago de impuestos y de deudas; y finalmente poder tener utilidades.

Debido a los cierres y el poco flujo de las personas en las calles las oportunidades de venta y de hacerse de efectivo se vuelven menores, aunque, para algunos, la pandemia sólo vino a profundizar fuertemente una tendencia que ya se venía presentando desde hace tiempo.

“Claramente las empresas se están enfrentando a un denominador común que es la falta de liquidez, realmente esta situación no es una novedad, ya veníamos nosotros dándole seguimiento desde hace tiempo, esto tiene historia, simplemente esto se vino a agudizar con la pandemia”, dijo Jorge Corral, director ejecutivo de ASEM.

Ante la falta de efectivo, los negocios tienen dos maneras de hacerse de recursos, recortando o aplazando costos y gastos y pedir préstamos, esto está implicando un análisis en sus estados financieros, principalmente de su flujo de efectivo.

Esto en principio está requiere del esfuerzo y visión de dueños y administradores para activar negociaciones prácticamente con todas sus contrapartes: proveedores, colaboradores, acreedores, arrendadores, e incluso, clientes, para reducir su carga actual de responsabilidades.

Algunas compañías están acudiendo a las instituciones bancarias para renegociar sus deudas --principalmente buscando la ampliación de vencimientos--, y a la vez explorar establecer nuevas líneas de crédito.

En este último punto, de acuerdo con los expertos, las empresas y negocios pequeños y medianos no están teniendo mucho éxito. ASEM ha recibido reportes de miembros que se han topado con la sorpresa con que sus líneas de crédito, otorgadas por algunos bancos, han sido canceladas.

La misma percepción del cierre de llave de algunos bancos es compartida por otros expertos en el sector emprendedor.

“Yo no haría grandes promesas de créditos que ofrezcan bancos, la gran mayoría están en una actitud contraria, pero sí hay algunas financieras que siguen dando créditos y yo me acercaría más bien hacia las que están especializadas a dar créditos a pymes y micro”, dijo Álvaro Rodríguez, socio fundador de Ignia, una firma de inversión especializada en el sector, en un seminario organizado por la consultora Laysoc.

Una alternativa disponible para algunos es el factoraje inverso, que permite a los negocios vender sus cuentas por cobrar a un descuento, lo que podría ayudar a sortear el problema de las políticas de grandes empresas y gobiernos que están aplazando el pago a proveedores, aún más que antes de la pandemia.

Otra opción debería ser tomar los créditos ofrecidos por el gobierno, no obstante, una de las grandes críticas del actuar del gobierno tiene que ver precisamente con lo deficiente de sus programas para dotar de liquidez a los negocios.

Replantearse, ¿o morir?

Además de la revisión de sus finanzas, los negocios deben analizar de nuevo sus modelos de negocio para atender oportunidades y los cambios que se generen durante o a partir de la pandemia, principalmente a través de la digitalización.

“El resultado de cada empresa dependerá de la forma en que replantee su modelo de negocio. . . y la velocidad en que ejecute la digitalización para adecuarse y/o transformar su modelo operativo”, dijo Carlos Millán, socio del área Global Strategy Group de KPMG en México, en una rueda de prensa virtual.

Una opción obvia está vinculada al comercio electrónico, las empresas que han podido transitar mejor esta crisis son aquellas que ya contaban con esquemas de este tipo.

Aunque no todos los negocios, principalmente en el segmento mediano y pequeñas, pueden basar sus productos y servicios en el canal de ventas en línea, pueden explorar opciones que permitan atrapar ventas o reducir costos.

Por ejemplo, permitiendo los pagos con tarjetas, lo que podría impulsar a mejorar su oferta con propuestas como meses sin intereses; la incorporación de servicios, como la contabilidad electrónica, que permitirá agilizar algunos procesos y disminuir gastos; o la digitalización de ciertos procesos, para tener más información sobre los clientes y generar propuestas que se traduzcan en ventas.

Cuándo tomar la decisión de cerrar definitivamente

A pesar de todos los esfuerzos, es probable que un gran número de empresas, como la librería A través del Espejo, decidan bajar la cortina de manera definitiva, algo que comenzará a ser más palpable hacia el otoño, de acuerdo con los expertos.

Pero antes de hacerlo, las empresas y negocios deben sopesar esta decisión dolorosa, los costos que implica poner en orden las obligaciones con contrapartes, así como el propio proceso de liquidación formal.

“El mejor momento para cerrar es cuando todavía tienes flujo, el peor momento es cuando no tienes un peso en el banco”, dijo Rodríguez de Ignia. “Si tu ves que en el escenario peor no hay forma que sobrevivas, entonces considera seriamente cerrarla de una vez. . . quédate con el resto del flujo para reinicia otro negocio o lo que decidas”.

A pesar del cierre, algunos expertos sugieren esperar a liquidar formalmente a la empresa, para evitar este costo.

Existe la opción de, tras dos años de no operar, poder acceder a la liquidación simplificada, un esquema habilitado hace un par de años por el gobierno para reducir el costo de este proceso. La espera podría también permitir aprovechar ese vehículo para establecer un nuevo emprendimiento una vez que el panorama sea más claro.

“Quédate en ceros, que corran los dos años, en ese periodo puede pasar muchas cosas, puedes utilizar este vehículo para un nuevo emprendimiento o acceder a la liquidación simplificada que es más barata, la postura debe de ser no tomar una decisión precipitada, hay que esperar a que se asienten las aguas”, dijo Ernesto Ramos, socio fundador de la firma de asesoría legal Tracer.

El cierre de un negocio no es una decisión fácil, menos en tiempos de incertidumbre, no obstante, puede ser un arma valiosa para todos aquellos que tengan que bajar la cortina, ya que, de acuerdo con los expertos, quienes ya enfrentaron el fracaso siempre tienen mejores oportunidades de éxito en su siguiente emprendimiento.

“Cerca del 80% de las empresas fracasan después de dos a cinco años de operaciones”, dijo Corral de ASEM. “Al tercer emprendimiento tienen mayores probabilidades de éxito, queremos impulsar eso una visión emprendedora, que no sea castigada por fracasar”.

Por lo pronto, Hernández la dueña de A través del Espejo, está preparando un funeral para su librería que servirá como homenaje para su madre y realizar un duelo para el fin de su negocio.

“Estoy planeando un buen funeral, o más bien un homenaje, para la librería que fundó mi mamá en 1995, @LibreriaAtraves, será apenas acabe el confinamiento y durará un mes. Me pregunto cómo se verá Álvaro Obregón y la @LaRomaDF sin ella”, escribió Hernández en su cuenta de Twitter, hace unos días.

Pero no todo está perdido para ella y sus libros, la emprendedora ya analiza mudar la mejor parte de su acervo a un nuevo espacio, un garaje en la colonia Condesa que funcionará como librería, donde busca conformar un espacio cultural, con una oferta de cafetería y gastronómica para atraer clientes, últimamente ella se ha enterado que las librerías venden más chilaquiles que libros.

Pero eso no quedaría ahí, la emprendedora ya prepara una librería virtual, en la que no sólo venderá libros, sino que también busca establecer un espacio de generación de contenidos entorno al futuro de los libros como objeto.

Otras ideas que explora Hernández es la creación de librerías móviles que pueda tener conexión con otros productos vinculados a economías alternativas.

“Creo que algo que nos ha enseñado el covid-19 es que el valor del dinero puede cambiar de un momento a otro y hay que pensar en alternativas como el tiempo, que también es un valor; pensar en todas estas opciones: como el trueque, el conocimiento; y generar mercados de economías alternas que nos ayuden a vivir de un modo diferente”, dijo la librera.

Libros Corporativos Electrónicos para tu Sociedad Mercantil

Sabemos que te gusta tener los documentos de tu empresa en orden y cumplir con tus obligaciones de forma puntual. La Plataforma Tracer ha sido construida por abogados.

Plataforma Tracer

Comentarios
Artículo anterior
Opciones para partes de un contrato de arrendamiento ante el Covid 19
Leer más
Volver al blog